Tu privacidad es lo más importante

Porque tu privacidad es importante para nosotros, queremos decirte que al seguir navegando por nuestra web estás aprobando nuestra política de privacidad. Si no estás de acuerdo con dicha política, abandona nuestra web.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y elaborar información estadística. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede RECHAZAR la instalación de cookies clicando en "Rechazar".

BLOG DE MARKETING ONLINE

ENTRADA
21 DE FEBRERO, 2019

Con la web no es suficiente

Ya tengo mi web. Ahora a esperar.

¡Con todo el trabajo que ha costado tener mi web! Varios presupuestos, elección del diseño, elección del contenido, aportar datos, aprender a gestionarlos... Ya tenemos nuestra web colgada en internet y abierta al mundo. ¿Y ahora aqué? ¿Puedo hacer algo más que esperar a que los millones de potenciales clientes entren y compren los que estoy seguro son los mejores productos con la relación calidad-precio más atractivos del mercado?

Y es que internet tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Entre las buenas, cabe destacar que llegas a millones de clientes, que tu tienda está abierta los 365 días del año y las 24 horas del día, etc. Entre las malas, el ritmo vertiginoso al que crece.

Casi con total seguridad, mientras tú elegías el diseño, los colores, etc., otra persona, ni siquiera necesariamente lejos de ti, estaba haciendo lo mismo con los mismos productos que tú quieres vender y con las mismas espectativas e ilusiones que tú.

Y esto no se limita a las tiendas online. Cuando se dice "vender" es ofrecer a los usuarios algo. Un bloguero de caza "vende" sus conocimientos, noticias que puedan interesar a mundo cinegético, experiencias que quiere compartir... Una empresa de materiales de construcción "vende" su ubicación, sus precios, sus servicios, etc., pero casi con total seguridad no puedes comprar directamente (tal y como entendemos hoy el comercio electrónico) un remolque de arena.

La diferencia entre "vender" y vender es la retribución económica directa o simplemente la ausencia de ella; es decir, a veces, la ganancia es prestigio o reconocimiento.

Concretando, que sea cual sea el objetivo de tu web, "vendes", y si quieres que tu web destaque un poco entre marasmo de webs de directa competencia, no puedes sentarse y esperar, pues ése es el camino directo al fracaso. Porque aunque tu creencia de que tus productos son lo mejor de lo mejor, puede darse el caso de que tengas 10 o menos visitas en un mes.

Así que, ¿qué puedes hacer?

Analiza tu negocio

Hay webs y webs. No es lo mismo una web de comercio electrónico que una web de empresa de servicios. Las diferencias pueden ser, y de hecho lo son, enormes. Sólo realizando un buen análisis de la finalidad de tu web, puedes moverte en la dirección correcta (recuerda que estar parado no es una opción). Por supuesto, el camino a elegir viene también determinado por los recursos disponibles, que no por fuerza deben ser económicos. A veces, en muchos casos, el recurso más preciado es el tiempo.

Te dirán que existen tantos caminos al éxito como quieras tomar, y es cierto, pero al pensar de esta forma puedes llegar a colapsarte y/o asustarte. Así que lo mejor es simplicarlos de manera sencilla y clara.

Están las acciones de pago: SEO, marketing online y anuncios de pago (banners, coste por clic, coste por impresión, coste por objetivo, etc).
También están las acciones que pueden "gratuitas" (entrecomillo la palabra porque puedes hacerlas tú mismo sin tener que contratar una empresa externa, pero tienen un elevado coste en tiempo, como ya advertí más arriba): redes sociales, gestión de blogs y publicación de anuncios clasificados.

Del análisis de tu web depende qué caminos escoger y qué inversión puede resultar más rentable para conseguir tus objetivos. Lo que está claro es que la combinación de varios o todos los elementos enunciados es la dirección correcta.
Sergio Carrillo

Apasionado por la informática y las nuevas técnicas de programación en servidores y aplicaciones para móviles.